Los encerraron, por idealistas y por soñar un mundo mejor.

Los mataron, cuando huían del horror fascista y buscando la libertad.

Pero aquellas balas asesinas no mataron sus sueños. Su sangre extendida por las laderas del Ezkaba y del Valle Ezkabarte han hecho crecer muchas semillas que hoy gritan vuestros sueños:

LIBERTAD, JUSTICIA Y REPÚBLICA !!!

FLORES REPUBLICANAS...

MARAVILLAS LAMBERTO YOLDI

ยก HERRIAK EZ DU BARKATUKO!!